Hacienda reconoce que la publicidad sobre el juego es “mala”

Hacienda ha reconocido este martes que la publicidad sobre el juego es “mala” y ha instado a su regulación, algo que deberá corresponder al próximo Gobierno.

Lo ha señalado el subdirector de Regulación del Juego -perteneciente al Ministerio de Hacienda-, Guillermo Olagüe, en la jornada “La publicidad y el acceso al juego a debate”, organizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Olagüe ha afirmado que la línea de trabajo de su departamento es hacer frente a las medidas negativas que puede conllevar la publicidad, en especial en menores y personas que han tenido problemas con el juego, y regular sus contenidos.

Ha admitido que hay un “mayor repunte” de la publicidad por las nuevas apuestas online, por ejemplo con las deportivas, y ha lamentado que hayan fracasado hasta el momento los intentos para regular las comunicaciones comerciales.

Olagüe ha recordado que el 0,9% de la población es o ha sido alguna vez en su vida jugador patológico, un porcentaje que no ha subido de momento pero que hay que prevenir “la mera posibilidad” de que esos datos cambien.

Desde la OCU, su portavoz, Enrique García, ha pedido que se prohíba la publicidad sobre el juego al igual que ocurre con el tabaco y el alcohol.

Una petición con la que ha coincidido el presidente de la Federación de Madrid de la Confederación de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), Camilo Jené, que también ha exigido fijar distancias entre colegios y parques con los locales de apuestas.

“Hay barrios que son mini Vegas”, ha criticado Jené.

Por su lado, el director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar), Juan José Lamas, ha asegurado que “no es verdad” que haya aumentado el número de ludópatas como se puede pensar pero que ha cambiado el perfil.

Hace unos años era un varón de 40 a 45 años que jugaba a las tragaperras y hoy es un varón de 20 a 26 años de apuestas deportivas y online.

Desde la patronal, el director del Consejo Empresarial del Juego (Cejuego), Alejandro Landaluce, se ha mostrado partidario de regular la publicidad del juego -ha lamentado que los últimos tres gobiernos no lo hayan hecho- así como de poner todos los medios para que los menores no puedan acceder.

El cambio en la oferta del sector -se ha pasado del bingo, los casinos o las máquinas tragaperras a las apuestas presenciales y al juego online- y en la forma de ocio de los jóvenes son argumentos de Landaluce para defender un sector que mueve al año alrededor de 40 mil millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *