Hay preocupación por el futuro del Juego presencial privado, ya que los datos objetivos no justifican la mala prensa que se da al Sector

Al frente de la patronal del juego en Galicia desde 2004,  Serafín Portas acaba de revalidar su cargo como presidente de AGEO (Asociación Gallega de Empresas Operadoras).  Admite su preocupación por el futuro del juego presencial, que ha sido muy golpeado con el cierre de locales de hostelería por el covid, aunque confía en poder llegar a un consenso para que la nueva ley gallega les aporte seguridad.  Cree que debe haber igualdad de criterios con otro tipo de juegos no privados y mantiene que los datos objetivos no justifican la mala prensa del sector.

Serafín Portas: “No es verdad que la gente juegue más en época de crisis, es falso”

Serafín Portas, en el set de Atlántico TV.
Serafín Portas. Presidente de AGEO (Asociación Gallega de Operadoras)

 ¿Cómo se encuentra ahora mismo el sector del juego?

 En este momento, el sector ha quedado muy golpeado por el covid, 2020 y 2021 fueron durísimos.  Empezamos a levantar la cabeza, pero las noticias de lo que se avecina tras el verano  respecto a la economía afectará al consumo y también a nosotros. El dicho de que cuando en época de crisis la gente juega más, es absolutamente falso. Va a ser difícil que el sector vuelva a parámetros antes de pandemia porque ha habido muchos cierres de hostelería y el 95% de nuestro negocio está en este sector. 

Una de las peleas del sector está  en la nueva Ley del Juego ¿en qué  punto se encuentra?

Tenemos una ley de 1985 que nosotros ponemos como ejemplo. Quien la hizo lo hizo muy bien, porque duró mucho. Nosotros realmente lo que queríamos no es una ley nueva, sino que  la actual se ajuste  a la realidad de ahora, pero si la Xunta cree que  hay que poner en marcha una nueva pues adelante.

Además del covid, estaba la amenaza de internet ¿se ha conseguido llegar a un equilibrio entre juego presencial y online ? 

Como juego presencial, entendemos que el online es otra línea dentro de la actividad del juego. Los números están ahí y demuestran que  cada vez nos conectamos más a internet por el uso del móvil. Creo que es totalmente complementario, entendemos que nosotros como juego presencial tenemos otro tipo de situaciones que nos preocupan, como el tema de la publicidad. Notamos que no se aplica el mismo criterio a otros juegos públicos o semipúblicos y  el juego es juego. Creemos que se debe aplicar el mismo rasero para todos, si no puede haber publicidad del juego privado, tampoco del online ni público, porque si no, jugamos con distintas cartas y no podemos competir.

¿Qué es lo que más ha afectado al juego presencial? 

En el año 90 en Galicia había 20.000 máquinas tipo b, tragaperras, en locales de hostelería. Este año hay 8.602 y 3.600 bajas temporales. Además,  hay un número de establecimientos limitados por la Xunta tenemos tres casinos, doce autorizaciones de bingo, con 11 operativos; 118 salones, 114 salones operativos y 39 casas de apuestas. Esa es la oferta del juego y a pesar de eso se nos  acusa de que es desmesurada. Tomando como referencia los establecimientos de juego por población es el índice más bajo de España. Puede haber alguna población en la que esté más concentrado, pero es casualidad.  A nivel establecimientos, en bares, está claro que está habiendo mucha reducción de máquinas. Está cambiando el modelo de negocio, la tasca tradicional se está reconvirtiendo en gastrobares, y una máquina no es rentable, por eso hay este volumen de bajas temporales. En cuanto a las perspectivas,  no soy muy optimista con lo que se avecina en septiembre.

Su  sector  no tiene muy buena prensa y siempre que hay una apertura de salón se produce un rechazo social…

Creo que parte de culpa de ese rechazo la tenemos nosotros, porque no hemos sabido comunicar, también estamos muy limitados, pero algo hemos hecho mal. También los medios de comunicación. Se ha creado un impacto social por informaciones creadas interesadamente a favor algunos colectivos de juegos semipúblicos y públicos y en contra del juego privado. Si hay alguien con problemas de juego, solo es por el juego privado. Hay que basarse en datos y precisamente una de las cosas que pedimos es el observatorio del juego que viene en la nueva ley, para que se generen datos de la propia Administración. Los que hay, del año pasado reflejan que hubo 74 personas con problemas de juego, un  0,00037% de la población con impacto negativo por el juego. Además, se señala que el 75% de la población juega pero el 96,5% lo hace con total normalidad. ¿El juego privado es el único que genera estos problemas?, ¿La ONCE y sus rascas no? Un sueldo para toda la vida, ¿no es incitar al juego? ¿Qué tipo de controles tiene?  Porque se ofrecen en bodas, tanatorios…  Tienen que tener una regulación como el juego privado tiene sus controles. Hubo 5.400 inspecciones el año pasado, sin incidencias. Y esto no lo dice el sector, son datos objetivos. En Galicia hay un reglamento de juego y se establece una distancia que la Xunta aplica con rigor exquisito.

¿Cómo  se controla el acceso a menores?

En los salones del juego el personal pide un DNI. En la nueva norma, uno de los temas especificados es que va a haber un control más rígido con un sistema informático incluso de cara al registro de prohibidos algo que los bingos y casinos ya tienen. 

¿Y en el caso de las máquinas en los bares?  ¿Se lleva algún tipo de control con menores como con las máquinas de tabaco?

En un bar puede haber una tragaperras o apuestas. Un estudio que está realizando sobre menores  la Universidad de Santiago asegura que donde puede haber un problema es en las máquina de apuestas no con las tragaperras, porque no son de esta generación, si puede haber un problema es en las apuestas, y ahí debería haber un control o registro.

¿Cuáles son los objetivos a corto y medio plazo de la asociación?

Ahora como patata caliente, que la ley futura del juego gallega si sale, que salga con consenso, preservando la protección de los colectivos vulnerables, que nos dé una perspectiva a 20 años por lo menos para  seguir generando puestos de trabajo y  riqueza. Somos 195 empresas operadoras con  1.200 empleos directos y miles indirectos. Pagamos un peaje y queremos que se revierta en minimizar el daño, mediante formación. Nosotros nos ofrecemos a dar charlas.