Ok diario dispara contra Garzón y su manipulación de datos para perjudicar al sector

Los trabajadores del juego piden el cese de Garzón por «manipular datos para perjudicar al sector»

Los trabajadores del sector del juego piden la dimisión del ministro de Consumo, Alberto Garzón (IU), porque su director general, Mikel Arana, ha sido pillado por OKDIARIO reconociendo que “la mayoría de gente que juega lo hace como una actividad de ocio y no les supone un problema de salud”. El portavoz de la Asociación de Trabajadores del Juego de la Comunidad de Madrid (ATJUCAM), Iñaki Angulo, explica a este periódico que «la campaña contra las apuestas promovida por el ministro Garzón nos condena al paro».
Del mismo modo, en CeJuego, entidad que agrupa a varias empresas del sector, también ha sentado especialmente mal las declaraciones del alto cargo de Alberto Garzón. Con ironía señalan: «Nos alegramos de que desde el Ministerio de Consumo se reconozca lo que venimos manifestando en el sector desde hace años: en España no existe un problema real de ludopatía». Para demostrarlo se apoyan «en el hecho de que los índices de juego problemático están en un constante descenso desde el año 1990. La inmensa mayoría de la población española ve el juego como una actividad de ocio y tiempo libre, y juega de manera responsable».
Todos los estudios de la Administración (Plan Nacional de Drogas, las encuestas Estudios y Edades, etc.), así como los privados ponen de manifiesto, según recuerda esta entidad, que la tasa de juego problemático en nuestro país es del 0,3%. «Este porcentaje posiciona a España como segundo país con la tasa más baja entre los países con datos disponibles, coincidiendo con Noruega», remarcan.
«En España, el juego se ha desarrollado de la mano de un sector responsable. Nuestro compromiso contra las adicciones y por ofrecer una oferta de juego atractiva a la vez que segura y sostenible es firme, y se traduce en una política de protección de los colectivos más vulnerables y de ‘tolerancia cero’ con el acceso para evitar que los menores accedan a los establecimientos de juego y apuestas», agregan desde CeJuego, que subrayan que la aportación al PIB del sector es de 5.632 millones de euros, un 0,45% del total, si bien con la pandemia y las restricciones horarias y geográficas impuestas para paliar las sucesivas olas han supuesto «un duro golpe para el sector: caída de ingresos del 50% respecto a 2019, según los datos del Anuario del Juego en España».

Por su parte, el colectivo de trabajadores lamenta que desde el Gobierno se pretenda “perjudicar de manera gratuita e injusta a un sector que da trabajo a 9.000 personas, sólo en la Comunidad de Madrid». Apuntan que las declaraciones de Mikel Arana ponen de manifiesto que a algunos partidos políticos no les importa nada nuestro trabajo ni la salud de las personas, sólo quieren imponer su agenda política», ha señalado el portavoz de los trabajadores, quien pide al Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso que tenga en cuenta estas declaraciones del alto cargo de Consumo cuando legisle sobre el juego.
Mikel Arana tachó a Ayuso de «ultraliberal» en tono despectivo, si bien se mostraba confiado de que el Gobierno regional no pusiera trabas a la aplicación del decreto sobre la publicidad de las casas de apuestas que aprobaron en noviembre y que está por partida triple recurrido en el Tribunal Supremo.
En este sentido, los trabajadores del juego privado de la Comunidad de Madrid temen que la nueva normativa sobre el juego que prepara la Consejería de Justicia e Interior de Madrid esté «inspirada por una serie de prejuicios alimentados por la izquierda que, como han demostrado las declaraciones de Arana, no responden a ningún dato objetivo”.

Un alto cargo de Garzón admite que dañarán a las casas de apuestas pese al bajo nivel de ludopatía

El director general de Ordenación del Juego del Ministerio de Consumo, Mikel Arana, ha admitido en una charla que es consciente de que el departamento gubernamental liderado por Alberto Garzón perjudicará sobremanera a las empresas de las casas de apuestas a pesar de que los niveles de ludopatía en España no son altos.
Así se ha expresado este alto cargo ministerial en una charla organizada por la sección juvenil de CCOO Madrid. «Hay que ser honestos y esto es lo que nos dan los números», reconoce Arana. «Hay que decirlo con claridad. La inmensa mayoría de gente que juega, ya sea online, ya sea offline, lo hace como una actividad de ocio y no les supone un problema de salud». «Hay distintos estudios de prevalencia, el último de la Dirección General de Ordenación del Juego del 2015 y los estudios del Plan Nacional de Drogas», sostiene, que apoyan esa afirmación.
«Estos informes señalan consumos intensos, incluso ludopatías en algunos de los jugadores, pero no son porcentajes que puedan llegar o que en este momento supongan como tal un problema de salud pública. Pero eso no quita para que, efectivamente, haya que intentar evitar que se sigan incrementando», relata.
En este sentido, señala que el Ministerio no ha sufrido grandes presiones. «Nos hemos reunido con todos los operadores con licencia en España. Ellos estaban resignados a su suerte. Sabían que teníamos una determinación muy clara. Entonces, lo único que nos decían es el desastre que les íbamos a hacer, el roto que les íbamos a provocar», comenta el director general, en el citado foro sindical.
«Estos operadores, según si eran un poco más empáticos o conocían un poco más o menos con quién estaban hablando, nos hablaban del paro que íbamos a generar por culpa de esta regulación y las familias que se iban a ir a la calle. Que por nuestra culpa íbamos a empobrecer también bla, bla…», señala con tono burlesco el alto cargo de Consumo.
A continuación, el estrecho colaborador de Alberto Garzón apunta que otros actores del sector de las apuestas han optado por recurrir. «Lo que han hecho es recurrir el decreto. Ya tiene tres recursos anunciados. Ya nos dijeron en su momento que nos iban a recurrir y recurrido está», comenta.

En este punto, rechaza que haya sufrido influencias. «Yo no hablaría tanto de presiones a lo peliculero, de amenazas y tal, sino de intentar convencernos de algo que era imposible que nos convencieran. Ahora ya quedará todo en manos del Tribunal Supremo. Si nos tumba el decreto habrá que volver a empezar y si no nos lo tumba serán ellos los que tendrán que reajustar sus modelos de publicidad», expone.
Sobre ludopatía, el alto cargo del Gobierno señala que «a las empresas no les interesa tener a un ludópata como cliente. Al final es un gasto muy terrible el que te genera. También provoca problemas desde el punto de vista social. El operador está contento con el jugador intenso que no le supone un problema de ludopatía. Hay jugadores que gastan un millón de euros al año en España, porque los tienen. Son muy poquitos, pero alguno hay. Tenemos quienes gastan un millón de euros varios años seguidos». Así, desvela que, en particular, tienen monitorizados colectivos de personas de Rusia que gastan en timbas de pocker online cantidades ingentes de forma legal.
Por el contrario, «el usuario que gasta partidas de 0,25 euros con la tragaperras durante horas y horas y al final acaba perdiendo 2.500 euros y sale en la televisión tampoco le gusta al operador. Eso ya pasa a ser un problema de Salud Pública para la persona que lo padece».
De forma inflexible, el alto cargo de Consumo señala que, tras pasar la Eurocopa de este verano, los equipos de fútbol tendrán que adaptarse al decreto del Gobierno de cara a la nueva temporada de las ligas regulares. Aunque quieren moratorias, no será posible. Desaparecerá la publicidad en las camisetas de los jugadores, en las lonas de los estadios y en la mayor parte de las franjas horarias de los medios de comunicación.

Fuente: okdiario.com