El Gobierno de Aragón cede y permitirá parcialmente la publicidad de apuestas

La comunidad cierra un acuerdo con el Gobierno central tras amenazar este último con ir al Constitucional y restringe el veto a la publicidad de esos negocios a las competiciones de ámbito autonómico, provincial y local.

El Gobierno de Aragón ha tirado la toalla ante el central y ha accedido a levantar parcialmente el veto a la publicidad de apuestas y juegos de azar, y también a la de la prostitución, en los estadios y pabellones deportivos de la comunidad cuando en ellos se disputen competiciones de ámbito superior al autonómico. Ese tipo de anuncios y patrocinios solo estará prohibido, tanto en los estadios como en las equipaciones, cuando se trate de campeonatos de ámbito local, provincial o de la comunidad, pero podrán difundirse en las de carácter estatal.

Aragón fue pionero a finales del año pasado, al aprobar sus Cortes por unanimidad la Ley de la Actividad Física y el Deporte, en proscribir este tipo de anuncios por considerarlos dañinos, especialmente para los niños y los jóvenes.

El texto tipificaba como falta muy grave “la inserción de publicidad de todo tipo de apuestas deportivas y de cualquier clase de negocio relacionado con la prostitución, en equipaciones, instalaciones, patrocinios o similares en cualquier tipo de competición, actividad o evento deportivo” en “todas las categorías deportivas”.
Sin embargo, esa decisión, que castigaba a los infractores con multas de hasta 60.000 euros y clausuras de los recintos por periodos de hasta cinco años, encontró la oposición del Gobierno central, que, además de ver cuestionable el hecho de legislar sobre la publicidad en una norma sobre el deporte, consideró que el veto invadía sus competencias exclusivas sobre el juego online, por lo que anunció su intención de recurrirla ante el Constitucional.

«Ámbito local, provincial o autonómico aragonés»

Mientras el Gobierno central y el autonómico ventilaban sus diferencias en la Comisión Bilateral, comenzaba a darse en dos estadios de la comunidad una situación contradictoria: la Sociedad Deportiva Huesca, tanto en primera como en segunda, y el Real Zaragoza, en la menor de esas competiciones, retiraban de sus equipos los rótulos de la cadena de salones de juegos que tenían como patrocinador mientras las apuestas por Internet seguían saliendo en las vallas publicitarias y los uniformes de sus rivales (solo la Real Sociedad no las anuncia en la Liga Santander y siete equipos de la Liga SmartBank sí lo hacen).

Este mismo mes, los dos ejecutivos han llegado a un acuerdo de “solución de las discrepancias competenciales” por el que el de Javier Lambán se compromete a impulsar una reforma de la ley de tal manera que la prohibición solo será efectiva “siempre y cuando la entidad de que se trate tenga su domicilio social en Aragón y la competición, actividad o evento deportivo sea de ámbito local, provincial o autonómico aragonés”.

El pacto, que incluye tanto la publicidad de los juegos de azar como la de la prostitución, excluye del veto a los equipos aragoneses que disputan competiciones de ámbito estatal, como el Huesca y el Zaragoza, el Casademont de baloncesto, el Bada Huesca de balonmano, el CAI Teruel de Voleybol o el Sala10 de fútbol sala, que son los de mayor arrastre social de la comunidad, y también a las copas federativas y a los equipos visitantes de otras comunidades en cualquier tipo de torneo, lo que reduce notablemente los efectos de la pionera medida.

Otras tres comunidades toman medidas

Hasta el momento, y mientras los distintos gobiernos centrales permanecen prácticamente impasibles ante el avance de las casas de apuestas y los efectos en la salud pública de esa proliferación, tres comunidades están trabajando en la regulación de la publicidad del juego.

El anteproyecto de Ley del Juego que maneja la Xunta de Galicia, y que el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo quiere tener aprobada en lo que queda de año, propone limitar los anuncios de los salones al formato impreso en papel, lo que conllevaría la desaparición de los anuncios de los medios audiovisuales, las vallas publicitarias e internet. Ese planteamiento anticipa una batalla jurídica similar a la que ha generado la norma aragonesa.

Paralelamente, EiTB, la televisión pública vasca, ha aprobado una restricción de los anuncios de juegos de azar en sus emisiones, y TeleMadrid, la cadena autonómica madrileña, debe excluirla de su parrilla tras haberlo acordado así la Asamblea de la comunidad el pasado mes de marzo por unanimidad a propuesta de Podemos.